adopcion masiva cripto en venezuela

El dilema de la adopción cripto en Venezuela

No importa cuánto tiempo tengas usando las criptos, si 3 semanas o 7 años, de seguro ya has escuchado el término “adopción masiva”. Una frase que siento que se usa muy mal, de forma vacía, que no todos abordan de la mejor manera (hay quienes ni le paran bola), y en nombre de la cual muchas personas llegan incluso hasta a hacer cosas ilegales. Hay de todo en el ecosistema cripto, sin duda.

Y hablaré de Venezuela, por varias razones: primero porque hablar de la adopción masiva a nivel mundial es muy complicado. Cada país tiene sus características, gobiernos, creencias y legislaciones propias, que hacen que la tan mentada adopción masiva sea vista de distintísimas maneras.

Y segundo, porque es el país en donde vivo. Conozco muy bien la idiosincrasia del venezolano, del país en donde he vivido toda mi vida; he sido testigo del mal manejo político del tema cripto, y al tener yo 4 años en el ecosistema (aprendiendo, conociendo gente y empapándome de muchas cosas) he visto que mucha gente no tiene ni la más mínima idea de lo que es verdadera “adopción masiva”, aunque lo repitan como mantra.

Sé que con este escrito le arderá a muchos la llaga. Lo siento. Alguien tenía que decirles la verdad.

Empecemos desde el principio: ¿Qué rayos es adopción masiva?

En Google hay millones de blogs en donde conseguiremos información, pero básicamente esto es lo que significa “adopción masiva”:

Que cada vez más haya un mayor número de usuarios, negocios, empresas e iniciativas comerciales que acepten y usen en su día a día las criptomonedas.

¿Y para qué necesitamos adopción masiva?

Sencillo de responder. ¿De qué nos sirve tener una moneda electrónica que no podemos usar en ninguna parte porque nadie la acepta?

Es lo mismo cuando tienes una tarjeta de crédito de algún banco venezolano… ¿para qué te sirve eso?

O simplemente, tener bolívares, ¿de qué sirve, si a cada hora que pasa pierde más valor? Si ganas en Bs o ahorras en esa moneda, tu dinero dura lo que dura un peo en un chinchorro.

Es por ello que la gente en países con monedas devaluadas e inflación se resguardan en monedas que sí valgan, y que lejos de devaluarse, se revalúen.

Aquí entran en juego las criptomonedas, por ser un dinero que, en muchos casos (no todas las criptomonedas son útiles, ojo) permite no solo resguardar valor, sino que con el paso del tiempo este aumente.

Pero luego de esta corta clase de economía debería ser fácil de entender para cualquier persona por qué le conviene usar criptomonedas, por encima de otras incluso más “estables o poderosas”, como el euro, el dólar o el yen. Esto nos llevaría a hablar de descentralización y otros temas morales y filosóficos que abordaré en otro post, no aquí.

Volviendo con la adopción masiva, una vez entendidas las muchas bondades de las criptomonedas, entre las que tenemos:

  • Son muy seguras.
  • Transacciones muy rápidas.
  • Sin burocracia bancaria o gubernamental.
  • Bajísimas comisiones.
  • Inclusión y democratización financiera.
  • Propiedad y control de tus fondos.

No debería ser difícil para una persona PENSANTE decidirse a usarlas.

Pero… si tienen tantos beneficios, ¿por qué todavía hay gente que se rehúsa a usarlas?

Desde mi punto de vista, es fácil y completamente entendible: no todos los entusiastas cripto comparten con otros los beneficios de las criptomonedas. Bien porque no saben cómo enseñar a otros, porque no les interesa explicar o enseñar, sino solo especular y obtener beneficio y ya. O bien sea porque son muy discretos y no quieren que nadie sepa que las usan. Incluso hay un gran porcentaje de ego en este sancocho: hay mucha gente en el ecosistema que no está para enseñar a otros, sino para que le jalen bola.

Lo siento… había que decirlo.

Pero… ¿Por qué Venezuela siempre sale en los top de países de la región que más usan criptomonedas? ¿Cómo puedo decir que no hay adopción masiva?

Sencillo. Esos millones de dólares que seguramente vemos que se mueven en criptomonedas desde Venezuela pueden ser por las siguientes razones:

  • Especulación pura y dura: gente que ante la pelazón, se dedica a hacer trading, a jugar videojuegos o a hacer tareas en donde obtienen criptomonedas, pero no las usan, sino que las cambian por dólares y luego bolívares.
  • Remesas: con una de las diásporas más grandes del mundo, es lógico que mucha gente envíe dinero a sus familiares en el país. Familiares que recibirán las criptos, las cambiarán a dólares (o a Bs) y pagarán comida u otros servicios. No usarán esas criptos en su día a día.
  • Inflación y devaluación: hay gente que ahorra en criptos para protegerse de los dos grandes males de una economía socialista. Y cuando necesitan pagar por algún producto/servicio, proceden a algún intercambio P2P, cambian, y pagan en moneda local o Bs. Pero otra vez, no están usando las criptomonedas, sino que las están intercambiando. Son dos cosas completamente distintas.
  • Minería: en Venezuela hay mucha gente que mina criptomonedas (legal o ilegalmente, ese es otro tema), básicamente por lo barata o casi regalada que es nuestra electricidad. ¿Y qué hacen los mineros? Guardan (hold) su dinero, pero no gastan en criptos. Muy pocos lo hacen, porque hay muy pocos negocios en dónde hacerlo.

Como ves, he mencionado los principales casos en los que de seguro se mueven millones en distintas criptomonedas, pero al final del túnel NO HAY ADOPCIÓN MASIVA.

Adopción masiva es pagar con criptos por productos o servicios directamente en una gran cantidad de negocios disponibles, sin intermediarios, sin pasar por un exchange. Tenerlas guardadas y cambiarlas de a poco cuando las necesites no es adopción masiva, o al menos no es masivo.

¿Y por qué no hay adopción masiva?

Porque muy pocos de esos que reciben remesas, que minan, que tradean o que ganan en criptos gastan en criptos.

Porque hay muy pocos negocios que aceptan las criptos, porque todavía es un tabú, hay mucho miedo, desinformación, y porque mucha gente ignorante prefiere recibir efectivo o Zelle en vez de una criptomoneda a la que no le ven valor alguno, o también piensan: ¿Dónde gasto esto si nadie lo acepta?

Es más o menos como sucede con PayPal. Lamentablemente en Venezuela hay muy pocos negocios y locales comerciales en los que puedes pagar con PayPal. Entonces, las personas se lo piensan antes de aceptar PayPal, porque… ¿dónde lo voy a usar? Y la forma de usar ese PayPal lamentablemente siempre termina siendo un mercado P2P especulativo en donde te quieren dar mucho menos del valor de ese dinero, o te pueden estafar con alguna disputa.

Y entonces… ¿cuál es la solución para que haya adopción masiva en Venezuela?

Desde mi punto de vista, hay que cambiar varias cosas que muchos no estarán dispuestos a hacer. Veamos:

  • Estudiar, aprender. Para aprender a usar una nueva tecnología debemos estar dispuestos a aprenderla, a estudiarla, a investigar. En estos tiempos la gente valora más las estupideces de TikTok o los chismes de Instagram que preocuparse por un aprendizaje que será para el resto de su vida. Es la triste realidad.
  • Entender que no es ilegal (hasta ahora) aceptarlas. Hay mucho miedo y desinformación en torno a ellas. Gente que piensa que son ilegales o que si las aceptan van a tener problemas con la ley. Probablemente el problema es que algún funcionario te quiera extorsionar, pero eso sucede con criptomonedas, con dólares, con bolívares, ¡con cualquier divisa! Por ello sugiero buscar orientación legal y contable para estar tranquilos y legales. ¡La información es poder!
  • Aceptar abiertamente criptomonedas. Poner anuncios o avisos de que las aceptan, crear promociones, ofertas o descuentos para los que paguen con criptos, ¡Esto es incentivar su uso! ¡Esta es la verdadera adopción masiva! Si acepto criptos, incentivo a mis clientes a pagar con ellas, pero también mis proveedores las aceptan, todos nos beneficiamos de una economía descentralizada, más libre y accesible para todos. Hay que hacer ruido.
  • Las comunidades cripto, ¡enseñen de criptos! Ya he escrito acerca de las comunidades cripto, por qué debes unirte a ellas y lo que no debes hacer en ellas. Pero esto nunca lo había dicho: la mayoría de las comunidades cripto (de Venezuela y otros países latinoamericanos) no están creadas para impulsar la adopción masiva, sino que están dirigidas a personas que ya tienen conocimientos: desarrolladores, personas con experiencia, traders, inversores, etc, para que se unan a sus espacios a usar sus criptos, sus tokens, sus exchanges, sus juegos o plataformas, pero poco O NADA hacen para enseñar o incentivar a un negocio, un emprendedor, un neófito, en usar o aprender lo básico sobre criptomonedas, sobre Bitcoin, sobre tecnología blockchain. ¿No me crees? Revisa los últimos 5 posts de esas comunidades cripto… ¿a quién están dirigidos? ¡A gente que sabe! No a nuevos.

Yo no veo en Venezuela cursos enseñando Bitcoin, hablando de la filosofía Cypherpunk, enseñando sobre privacidad o sobre economía descentralizada. Son muy pocos (los puedo contar con los dedos de una mano) los que constantemente están abordando negocios, locales, empresarios, marcas, para que entiendan las bondades y beneficios de toda esta nueva tecnología.

La base de la adopción masiva es LA EDUCACIÓN, y educación no es nada más enseñarme en un tweet cuáles son “los 5 libros con los que aprendiste trading” o “los carros que te compraste gracias a tu portafolio cripto”. Hay que enseñar lo básico, el ABC, siempre, constantemente.

Sí, entiendo que hay niveles. Así como nuestra educación tradicional está dividida en básica, media y superior, la enseñanza/educación en estos temas debe estar segmentada por niveles, y no desvinculado un nivel de otro. ¿A qué me refiero? A que los niveles básicos apoyen e impulsen el aprendizaje medio y avanzado, y estos a su vez apoyen y difundan el aprendizaje básico.

Pero no. En nuestro ecosistema nacional solo vemos islas, grupitos, gente segmentada por proyectos o por “el influencer tal”, que no se apoyan entre sí, no se recomiendan o remiten a unos a otros. Y muchas veces los que lo hacemos, ni las gracias recibimos.

Esto ha creado un ecosistema de todos contra todos, de los que saben más contra los que saben menos, de los que ya ganan plata contra los que todavía no, de los nuevos contra los viejos. Y en el medio, la adopción masiva, esperando que nos pongamos de acuerdo.

Es el típico ejemplo del niño de padres divorciados. En muchos casos estos están en guerra, o simplemente descoordinados, y lejos de criar a un adulto mentalmente sano y funcional, lo que están formando es un psicópata en potencia, o un individuo frustrado y con muchas carencias emocionales.

¿Queremos eso para las criptomonedas? ¿De verdad queremos una adopción masiva saludable, creciente y duradera?

¿Cuánto estamos dispuestos a hacer DE VERDAD para lograrla?

Desde mi lado puedo decir que estoy dispuesto a trabajar y colaborar con cualquier proyecto, plataforma, instituto o comunidad. Me dedico a asesorar y capacitar, así que estoy abierto a cualquier tipo de colaboración. Aquí puedes contactarme.

Mi ecosistema digital, mi canal de YouTube y de Telegram están disponibles para tal fin también.

Ahora… ¿todos en el ecosistema cripto venezolano y latinoamericano tienen la misma disposición? Deja tu comentario…

Si te gusta mi contenido, ¡apóyame!

¡Gracias por tu donativo!

Déjame tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Descubre más desde gordonesTV

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio