yo maté a el eterno inconforme

Yo maté a El Eterno Inconforme

Nunca pensé que escribiría esto, pero sí, acabé con él. Yo maté a El Eterno Inconforme.

¡No te asustes! Déjame echarte el cuento desde el principio.

Si tienes tiempo leyéndome y conociéndome, sabrás dela existencia de una parte digital de mí que me acompañó (y me acompañará) desde 2010: El Eterno Inconforme.

El Eterno Inconforme fue mi primer blog, por allá en Blogger (Blogspot), con el que inicié mi presencia digital. Fue un espacio en el que semanalmente escribía 2 y hasta 3 veces, sobre distintos temas, y en donde plasmaba mi opinión y mi visión de ellos.

Por supuesto, el Roosevelt de aquella época era muy distinto al Roosevelt de ahora, 13 años después. Mucho ha llovido desde entonces, como dicen los refraneros.

Lo cierto del caso es que gracias a El Eterno Inconforme inicié mis primeros trabajos digitales, como redactor, Community Manager, copywriter y más adelante como diseñador web. Gracias a El Eterno Inconforme poco a poco me fui haciendo un nombre entre amigos, clientes, y la comunidad digital de entonces.

El Eterno Inconforme evolucionó hasta el punto de tener su propio dominio web, su propio logo, ¡y hasta presentaciones en vivo de Stand Up Comedy hice! En el grupo de Telegram de él se armaban interesantes debates satíricos y educativos sobre los más variados temas.

Y no fueron pocos los episodios en los que mis opiniones y comentarios a través de El Eterno Inconforme generaron cierres de perfiles en redes sociales, reportes de cuenta, censura y hasta haters enamorados de mí tuve (y conservo, obviamente). De esto podría escribir un libro: de las personas que se ofenden por un tweet o por una opinión, y luego quieren caerte encima como si ellos fueran los santos inquisidores del Internet.

Fueron años geniales viviendo con ese alter ego. De hecho, creo que nunca dejaré de ser un eterno inconforme, y muchos de ustedes me seguirán diciendo así, pero llegan momentos de nuestra vida en los que hay que cambiar, evolucionar.

Las marcas cambian, crecen, se desarrollan, y muchas veces mueren… o mutan.

Creo que este es el caso de El Eterno Inconforme. Tal vez lo veas como una “muerte” como tal, pero yo lo veo como un paso más en la evolución de mi presencia como ciudadano digital. Una transición (palabra tan de moda por cierto grupo de la actualidad que no voy a decir su nombre pero que se han apoderado de casi todo el abecedario) hacia nuevas cosas, nuevos espacios y nuevos contenidos.

Por eso has visto que el canal de Telegram, el Instagram, el sitio web y otros espacios en donde hacía vida con él han ido desapareciendo.

He decidido reorganizar y reestructurar mi presencia digital. Muy seguramente también veas cambios aquí en Social Media Sin Censura.

¿Y por qué sucede esto?

Esto es completamente normal. A veces las marcas caen en un limbo, en un hueco estático en donde solo hacen lo mismo, y se estancan. No fue mi caso, porque siento que soy una máquina de ideas y creatividad más bien excesiva. Pero sí creo que llegó el momento de ordenar la pea y centrar mis esfuerzos y creatividad de otra manera, con otros enfoques. He decidido evolucionar y avanzar. Tal vez mi reciente viaje a España me ayudó a abrir un poco más mis ojos y a animarme e impulsarme a darle un giro completo a mis contenidos en Internet. Ver el mundo te cambia, definitivamente.

Así que sí, mi querido lector: ya no verás espacios o perfiles míos por allí como El Eterno Inconforme. ¡Pero eso sí! Siempre seré un Eterno Inconforme, y sea como sea que vaya a llamarse mi nueva presencia online, o sea lo que sea que vaya a hacer con mis contenidos, siempre tendrán ese toque de sátira, sarcasmo y humor negro que sé que tanto te gusta y que es parte de mi esencia, de mi personalidad.

Mantente atento a mis próximos anuncios. Se vienen cambios en todos mis espacios. Hasta en esta marca.

¡Y gracias! Gracias por acompañar a El Eterno Inconforme durante estos 13 años de vida. ¡Ahora vamos por más!

 

Déjame tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio